• Conecta Consultora

Creer, crecer y conectar

Cuando pensamos en algún proyecto, muchas veces creer que es posible es la etapa más difícil. Estamos acostumbrados a no creer, a dudar... a desconfiar. En general se podría decir que funciona como un mecanismo de defensa. Un boleto a la desesperanza aprendida.

Sin embargo ningún sueño se convierte en realidad si no existe alguien que crea en él. Por eso creer es el punto inicial de todo emprendimiento.

Luego de que alguien creyó en ese proyecto viene una segunda parte: hacerlo tangible, posible y materializarlo. En este punto se estructura y consolida la idea, o sea, se hace crecer. Pero no es solamente la idea o el sueño el que crece, sino que también quien lo diseña; se vuelve algo personal, se le pone un nombre. Surgen los plazos, los tiempos.


Finalmente y luego de los dos puntos anteriores queda un tercer paso: conectar-se. Se podría entender como aquella etapa en donde se unen las ideas (más bien los sueños, eso que estaba en la mente de una persona) con lo concreto, con el crecimiento, la maduración de ésta y se conectan ambos.

Estos tres pasos en ningún caso son el fin del camino. Muy por el contrario, son las bases que enraízan un proyecto que desde la concepción muy personal de un ser humano tuvo el coraje, la fuerza y la consistencia de seguir adelante para abrirse paso y llegar a la vida.



10 vistas

conectaconsultoraeducativa@gmail.com

 

Rancagua, Chile

2018

Todo el material producido pertenecen a Sociedad Educativa Conecta Limitada

Diseñado por Loreto Vallejos Dávila